3 Maneras Naturales De Tratar El Herpes Culebrilla


El herpes culebrilla es un brote secundario del virus de la varicela. Si te dio durante la niñez, puede ocurrir que aparezca de nuevo décadas después, sobre todo si tienes tus defensas bajas.

Usualmente es menos grave la segunda vez, es decir, cuando brota la culebrilla.

Sin embargo, se han dado casos en que las ampollitas y el dolor neurálgico son en verdad severos y duran más tiempo de lo normal.

A continuación voy a darte tres métodos naturales para que puedas aliviar ese dolor tan intenso, cuanto antes.

Cómo tratar el herpes culebrilla

Podríamos decir que la culebrilla es un virus oportunista, porque aprovecha esos momentos en que el sistema inmunológico no está suficientemente fortalecido. Y quienes nunca han tenido varicela, corren el riesgo de contagiarse con el herpes zóster si entran en contacto con alguien que lo padezca.

Usualmente, la medicina tradicional receta lo que menos funciona. Por ejemplo, es usual que se prescriban analgésicos (que sí pueden ayudar a calmar el dolor), antidepresivos y cremas tópicas derivadas del petróleo.

Más a menudo de lo que se quiere admitir, estos tratamientos estándares empeoran la situación, y de hecho no fortalecen efectivamente el sistema inmune, lo que trae como consecuencia que el brote dure más tiempo.

Recetar antidepresivos para el herpes zóster es casi una locura, pues si un paciente no tiene problemas psicológicos se le pone en riesgo de adquirir comportamientos suicidas, o incluso homicidas. Todos los tratamientos ortodoxos conllevan grandes riesgos, y en muy contadas ocasiones resultan eficaces.

En cambio, un enfoque natural y holístico partirá del hecho de que la culebrilla forma parte de la familia de los herpes virus, y al tratarse adecuadamente el brote será muy corto.

La culebrilla sólo prospera en un organismo con el sistema inmune debilitado mejorconsalud.com. El virus del herpes se ve particularmente afectado por los niveles de arginina y lisina que la persona tenga.

Estos son aminoácidos naturales que se encuentran en el cuerpo, pero que también provienen de los alimentos, y si tienes en tu organismo un mayor nivel de arginina, entonces el herpes culebrilla prosperará.

La lisina se encuentra en las proteínas, los lácteos y la mayoría de los vegetales. Por su parte, la arginina está sobre todo en los frutos secos, el chocolate y los tomates.

A continuación te ofrecemos una lista con los alimentos que contienen arginina o lisina, para que los adecúes a tu dieta: 

  • Todas las carnes de pescado, yogur, queso, leche, huevos, manzana, pera, albaricoque, aguacate, piña, judías verdes, espárragos, tomates, germen de trigo, coles de Bruselas, merey o anacardo, uvas, semillas de calabaza, moras, nueces pecán, arándanos, maní, chocolate y en general los azúcares.

Otros tratamientos efectivos

  • Generalmente, para tratar el herpes culebrilla resulta mucho más eficaz un quiropráctico que un médico alópata. Este virus se aloja en la columna vertebral, donde puede quedar latente por años.
  • La desalineación espinal es un factor que contribuye a que aparezcan los brotes, y a una mayor duración de los mismos. Por ello, los ajustes quiroprácticos pueden acelerar notablemente el proceso de recuperación.
  • Para reducir el dolor y estimular la recuperación, el vinagre de manzana es perfecto.
  • Basta con empapar un paño ligero de algodón con este vinagre y espolvorear pimienta de cayena en polvo sobre las ampollitas, y a continuación poner el paño a modo de compresa sobre la culebrilla.
  • Además, coloca una bolsa de agua caliente encima del paño, u otra fuente segura de calor, pero ten cuidado de no quemarte.

Rate this post